Postre Chajá

Hoy voy con la estrella de mi confinamiento. El postre de mi niñez, el sabor a Uruguay, la nostalgia de la infancia, cumpleaños, navidades y festejos. El postre Chajá es una creación de la pastelería Las Familias, en el departamento de Paysandú , en nuestro querido Uruguay. Fue creado por su propietario Orlando Castellano, allá por el año 1927. La receta original, la que viene en sus típicos envases, no es la que los hogares uruguayos adaptaron en sus casas. La original, lleva capas de bizcocho, merengue seco y crema de mantequilla. Pero claro, los uruguayos no seríamos uruguayos si no le pusiéramos dulce de leche. Así que lo que os propongo, es la versión de nuestras madres, que le agregaban una capa de dulce de leche al original postre. Siempre me he preguntado porque se llamaba chajá. El chajá es un ave típica de nuestra tierra, emparentada con los cisnes y los gansos, habitante cercana de lagunas y riachuelos, y amenaza de los agricultores. Los padres emplean un grito de alarma que produce que las crías escapen. A ese grito deben su nombre en lengua guaraní. Siempre me he imaginado que este postre se llama chajá por ello, porque es imposible no dar un grito de placer al comerlo, y hacer que todos quieran venir a probarlo.

Ingredientes

  • Para el bizcocho genovés:
  • 4 Huevos
  • 100 g Azúcar
  • 80 g Harina
  • 20 g de maizena
  • 40 g de harina de almendras
  • Para el merengue italiano:
  • 300 g de azúcar
  • 5 claras
  • 120 ml de agua
  • Para el relleno:
  • 400 ml Nata para montar
  • 1 cucharadita/s Esencia de vainilla
  • 10 mitades de melocotón en almíbar
  • 300 g de dulce de leche respostero

Modo tradicional

  1. Empezamos con el bizcocho. Separamos las claras de las yemas. Montamos las yemas con la mitad del azúcar, 50 g, hasta el punto de cinta, o hasta que la mezcla espese y blanquee un poco.
  2. Montamos las claras a nieve, y añadimos la otra mitad del azúcar hasta formar un merengue.
  3. Con una espátula o lengua mezclamos el merengue con las yemas, en dos tandas, con movimientos suaves y envolventes.
  4. De la misma forma y poco a poco, añadimos la harina tamizada con la maizena y alternamos con la harina de almendras.
  5. Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.
  6. Enmantequillamos y enharinamos un molde de 20/22 cm, ponemos papel debajo. Horneamos durante 30/35 minutos, hasta que pase la prueba del palillo. Yo suelo usar molde de aluminio antiadherente de la marca Le Creuset para que crezca de manera uniforme. Reservamos.
  7. Desmoldamos y enfriamos en rejilla mientras hacemos el merengue. Un truco para que no se seque y quede esponjoso es envolverlo en papel film cuando aún está caliente, para que conserve la humedad.
  8. Ponemos a calentar el agua y el azúcar para el merengue. Cuando alcancen los 110º empezamos a montar las claras en una batidora de varillas. Cuando las claras estén montadas, y el almíbar alcance los 120º lo añadimos a cordón sobre el borde del bol, sin dejar de batir. Mientras añadimos el almíbar bajamos un poquito la velocidad para que no salpique. Batimos hasta que esté frío.
  9. Reservamos 180 g del merengue. El resto lo ponemos en una manga pastelera.
  10. Montamos la nata bien fría, y mezclamos con el merengue reservado de forma suave y envolvente para que no pierda cremosidad. Reservamos en la nevera.
  11. Con la manga pastelera de merengue, formamos picos de merengue sobre un silpad o papel de horno. LLevamos al horno a 90º durante una hora y media, y por último 20 minutos más a 130º.
  12. Los dejamos enfriar. Cortamos en dados pequeños los melocotones, menos dos mitades para decorar. Reservamos.
  13. Cortamos el bizcocho en tres capas.
  14. Empezamos a montar la tarta.Ponemos una primera capa de bizcocho y lo mojamos levemente con un pincel con el almíbar de los melocotones.
  15. Untamos la primera capa con dulce de leche. Ponemos la segunda capa de bizcocho y lo mojamos con el almíbar, cubrimos con la mezcla de nata y merengue fría y encima los melocotones troceados y otra capa más fina de nata.
  16. Ponemos la última capa de bizcocho, la mojamos de almíbar y cubrimos toda la tarta con la mezcla de nata.
  17. Partimos los merengues y pegamos los trozos de merengue hasta cubrir los bordes y parte de la capa superior.
  18. Decoramos con los restos de merengue y melocotón en láminas.

Con el Robot Moulinex Cuisine Companion

  1. Comenzamos realizando el bizcocho. Separamos las claras de las yemas.
  2. Ponemos en el bol limpio y seco con el batidor las claras y batimos a nieve , a velocidad 9 durante unos 2 minutos.
  3. Bajamos la velocidad a 8 y añadimos el azúcar. Batimos 5 minutos más. Reservamos
  4. Ponemos las yemas con 50 g de azúcar en el bol equipado con el batidor y batimos 9 minutos a velocidad 7.
  5. Tamizamos la harina con la maizena. Mezclamos con la harina de almendras. Añadimos a velocidad 5 durante 30 segundos en 2 tandas.
  6. Ponemos la preparación anterior en un bol, y en varias tandas, con una espátula y movimientos suaves y envolventes agregamos el merengue reservado.Es importante no mezclar demasiado para que quede esponjoso.
  7. Ponemos en un molde enmantequillado y enharinado de 20cm. Horneamos unos 30 minutos a 180 grados. Tener en cuenta que cada horno es distinto y comprobar con un palillo si esta cocido. Nunca antes de 20 minutos. Reservamos.
  8. Para el merengue, tenemos bien limpio y seco el bol y el batidor. Ponemos las claras en él. Mientras en un cazo hacemos un almíbar con el azúcar y el agua. Cuando alcance los 110º iniciamos el batido a nieve de las claras, a velocidad 9. Cuando el almíbar llegue a los 120º, lo retiramos del fuego, bajamos a 7 la velocidad del robot y añadimos a hilo el almíbar por el bocal sin dejar de batir. Dejamos batiendo unos 10 minutos hasta que se enfríe.
  9. Reservamos 180 g del merengue. El resto lo ponemos en una manga pastelera.
  10. Montamos la nata con el recipiente y el batidor enfriados previamente. La nata también fría. Montamos a velocidad 7 durante unos 2 minutos, hasta que espese. Vamos mirando para que no se corte, cuando cambia el sonido y vemos que espesa estamos bien atentos.
  11. Mezclamos la nata con el merengue reservado, de forma suave y envolvente. Reservamos en la nevera.
  12. Procedemos como desde el punto 11 al 18 del Modo tradicional.

Los huevos tienen que estar a temperatura ambiente. Es importante que las claras no contengan restos de yemas. A mi me gusta refrigerarlo unos 20 minutos antes de servir.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lourdes Alcober dice:

    Como podrás imaginar, a nosotros nos encanta. Con ésto ya no tengo excusa para no hacerlo….🤣
    Jorgito lo pide a gritos. Gracias por la receta, urumaña mía!!! 😘😘😘
    Lou

    Me gusta

    1. Claudia dice:

      Querida Lou!! No me dejes a Jorge con añoranza!! Es fácil, lo único que hay que hacerlo con tiempo!! Un abrazo a los dos!!

      Me gusta

Responder a Claudia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s