PAN DE ESPELTA MALTEADO CON PASAS Y COPOS DE AVENA

el

Hoy la cosa va de panes. En casa no hay semana que no hagamos pan. Cuando no tengo masa madre, recurro a la levadura. Evidentemente no es lo mismo, pero podemos conseguir panes aceptables. En esto del pan voy aprendiendo cada día, gracias a los consejos y enseñanzas del maestro Ivan Yarza. También leo mucho a Miriam, del blog: Un invitado de invierno. De la mezcla de sus consejos salió este pan que en casa nos ha encantado, y por eso lo comparto con vosotr@s. Para este pan necesitamos dos cosas: tiempo y una olla de hierro fundido o cocotte. He agregado un mejorador de la masa: el extracto de malta que ayuda a acelerar el proceso de fermentación, colorea mejor la masa en el horno y se obtiene un gusto más agradable y fino.

Ingredientes

  • 250 g harina de espelta
  • 250 g harina de trigo
  • 10 g levadura
  • 10 g sal
  • 1 cucharada sopera malta ( opcional)
  • 1 cucharada sopera miel o sirope de arce
  • 50 g pasas de uva y copos de avena
  • 380 g agua mineral

Procedimiento

Modo Tradicional

  1. En un tazón grande mezclamos, el agua tibia, la miel o sirope y la levadura.
  2. En un bol grande mezclamos las harinas, malta y sal. 
  3. Añadimos los líquidos a los ingredientes secos. Mezclamos con la mano o un utensilio durante unos 45 segundos. Debe quedar una masa muy húmeda y pegajosa. Si vemos que queda un poco seca, agregamos una cucharada o 2 más de agua. 
  4. Cubrimos el tazón y lo dejamos reposar durante una hora temperatura ambiente, más o menos. Ponemos la masa en molde aceitado y tapado con film en la nevera, entre 6 y 18 horas, para retardar la fermentación. Yo suelo dejarlo toda la noche.
  5. Al día siguiente , dejamos atemperar la masa una hora, y amasamos varias veces con descansos de 10 minutos. En el amasado, ponemos un poco de harina en la encimera y estiramos un poco la masa. Amasamos levantando los bordes de la masa y tirando hacia el centro, presionándola suavemente formando una bola. Descansamos unos minutos y repetimos el proceso. Le estamos dando estructura al pan, pero tenemos que tener cuidado de no incorporar demasiada harina de la superficie de trabajo. En el último amasado integramos los copos de avena y pasas, pegando algunos copos en la superficie. Dejamos descansar en el molde engrasado durante una hora, tapado con un paño, y con la cerradura de la masa hacia abajo.
  6. Cocinamos en horno precalentado a 250º durante 30 minutos. Bajamos el horno a 200 y cocinamos 15 minutos más. El tiempo es orientativo. Si no tienes horno cerámico, o cocotte, que mantiene la humedad en la cocción, vaporiza el horno o pon una bandeja en la parte baja del horno con un poco de agua, y la retiras a la media hora.
    Si lo hacemos en cocotte, lo metemos durante media hora con tapa y todo, cuidando de no quemarnos y teniendo en cuenta que la tapa pueda meterse en el horno. La retiramos con las manos bien protegidas.
  7. Enfriamos en una rejilla de alambre. NO cortes la hogaza hasta que se haya enfriado por completo, ya que seguirá cocinándose hasta una hora después de que salga del horno. Cuando esté frío, ya estás listo para disfrutar este hermoso pan.

Con el Robot Moulinex Cuisine Companion

  1. Ponemos en el robot equipado con la cuchilla de amasar picar la levadura, el agua y la miel o sirope. Programamos velocidad 3 a 30º durante 5 minutos.
  2. Añadimos las harinas, malta y sal e iniciamos Masa P1. Dejamos levar los 40 minutos del programa, ponemos la masa en molde aceitado y tapado con film en la nevera, entre 6 y 18 horas, para retardar la fermentación. Yo suelo dejarlo toda la noche.
  3. Al día siguiente, dejamos atemperar una hora, y amasamos varias veces con descansos de 10 minutos. En el amasado, ponemos un poco de harina en la encimera y estiramos un poco la masa. Amasamos levantando los bordes de la masa y tirando hacia el centro, presionándola suavemente formando una bola. Descansamos unos minutos y repetimos el proceso. Le estamos dando estructura al pan, pero tenemos que tener cuidado de no incorporar demasiada harina de la superficie de trabajo. En el último amasado integramos los copos de avena y pasas, pegando algunos copos en la superficie. Dejamos descansar en el molde engrasado durante una hora, tapado con un paño, y con la cerradura de la masa hacia abajo.
  4. Cocinamos en horno precalentado a 250º durante 30 minutos y bajamos el horno a 200 y cocinamos 15 minutos más. El tiempo es orientativo. Si no tienes horno cerámico, o cocotte, que mantiene la humedad en la cocción, vaporiza el horno o pon una bandeja en la parte baja del horno con un poco de agua, y la retiras a la media hora. Si lo hacemos en cocotte, lo metemos durante media hora con tapa y todo, cuidando de no quemarnos y teniendo en cuenta que la tapa pueda meterse en el horno. La retiramos con las manos bien protegidas.
  5. Enfriamos en una rejilla de alambre. 
    NO cortes la hogaza hasta que se haya enfriado por completo, ya que seguirá cocinándose hasta una hora después de que salga del horno. Cuando esté frío, ya estás listo para disfrutar este hermoso pan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s