Tarta mousse de frambuesas y yogurt, con glaseado espejo y galleta crujiente de chocolate. Sin horno.

Llega San Valentín, y las ganas de agasajarnos con un dulce. No se trata solo de festejar el amor romántico de pareja, que también, sino el amor en todas sus vertientes. Y nada mejor que un dulce lleno de color y sabor. Para ello he utilizado este maravilloso molde de silicona de la Marca Silikomart, que compré en María Lunarillos. He puesto una base de galleta crujiente de chocolate, y lo he cubierto con un glaseado espejo. Os enseñaré todos los tips para que os quede maravillosa y disfrutéis mucho de ella, el día de San Valentín o cualquier otro día que queráis celebrar el amor. Una cuestión importante es que debemos empezar esta tarta 24 horas antes. Es muy importante que esté bien fría para que el glaseado se adhiera perfectamente.

Ingredientes

  • PARA LA BASE
  • 250 g de galletas María de chocolate
  • 120 g de mantequilla
  • Molde desmontable de 20/22 cm de diámetro
  • PARA LA TARTA ( las cantidades son para el molde de 600 ml)
  • 10 hojas de láminas de gelatina/15 g de gelatina en polvo o grenetina
  • 60 ml de agua
  • 240 g de yogurt griego sin azúcar
  • 250 g de nata para montar 35% MG
  • 100 g de confitura de frambuesas ( o 250 g de frambuesas y 50 g de azúcar)
  • 80 g de azúcar
  • PARA LA COBERTURA ESPEJO
  • 150 g de chocolate blanco en gotas
  • 150 g de azúcar
  • 120 ml de agua mineral de botella
  • 100 ml de leche condensada
  • 10 g de láminas de gelatina
  • colorante rojo
  • PARA DECORAR
  • Trocitos de chocolate blanco, grageas de colores, frambuesas
  • Molde de silicona Amore, de Silikomart. 600 ml de capacidad.

Procedimiento

Modo tradicional

  1. UN DIA ANTES. Si no tenemos confitura de frambuesas, hacemos un puré de frambuesas con una batidora o minipimer. Lo colamos para quitar las pepitas y añadimos el azúcar. Llevamos al fuego hasta que espesa. Retiramos y reservamos. Nos tienen que quedar unos 100 g.
  2. PREPARAMOS LA TARTA: ponemos a hidratar la gelatina en el agua, al menos 10 minutos.
  3. Mientras, ponemos la nata para montar en un bol y batimos con una batidora de varillas. Batimos a velocidad alta durante unos 2 minutos y cuando comienza a montar, añadimos el azúcar y batimos durante 1 o 2 minutos más, hasta que la nata tome consistencia. No tiene que estar muy dura. Reservamos.
  4. Calentamos la confitura de frambuesas (la colamos para quitar pepitas si tiene) y cuando esté a punto de hervir, añadimos la gelatina y removemos bien hasta que se derrite completamente.
  5. Ponemos el yogur en un bol y mezclamos bien con la confitura y la gelatina.
  6. Añadimos la nata montada a la mezcla de yogur. Al principio, agregamos solo un par de cucharadas de nata y removemos con un batidor, para igualar densidades y luego añadimos el resto de la nata mezclando bien con espátula y con movimientos envolventes. La mezcla tiene que quedar de un color homogéneo.
  7. Con un papel esparcimos por el interior del molde un poco de spray antiadherente o en su defecto aceite de girasol. Rellenamos. El molde tiene un soporte, pero es preferible poner una bandeja debajo. Movemos un poco para que se distribuya bien el relleno, y pasamos una espátula para alisar. Cubrimos con papel film.
  8. Llevamos al congelador durante toda la noche. O 24 horas. Es fundamental que la tarta se encuentre muy fría para el glaseado.
  9. AL DIA SIGUIENTE: Preparamos la base de galleta. Con un molinillo o robot desmenuzamos bien las galletas. También si no tenemos, las ponemos en una bolsa zip y aplastamos con un rodillo hasta que estén bien machacadas.
  10. Derretimos en el microondas unos segundos la mantequilla.
  11. Mezclamos bien hasta formar una masa. Ponemos un papel en la base de un molde desmontable de 20/22 cm y rellenamos, aplastando con un vaso o el dorso de una cuchara hasta que quede bien distribuido. Llevamos a la nevera para que se endurezca mientras preparamos el glaseado.
  12. Ponemos papel film sobre la mesa para protegerla, colocamos un bol dado vuelta como soporte y ponemos una rejilla sobre él.
  13. PREPARAMOS EL GLASEADO:
  14. Ponemos la gelatina a remojo en la mitad del agua. Ponemos el chocolate en un bol.
  15. El resto del agua la ponemos en una ollita, junto con la leche condensada y el azúcar. Removiendo llevamos al fuego. Cuando esté a punto de hervor, retiramos.
  16. Añadimos la gelatina con su agua y removemos con un batidor hasta que quede completamente disuelta.
  17. Volcamos sobre las gotas de chocolate y seguimos removiendo hasta que la mezcla esté bien homogénea. No batimos. Solo removemos.
  18. Añadimos colorante y seguimos removiendo hasta integrar bien y obtener el color deseado.
  19. Colamos la mezcla por si quedó algún resto de chocolate sin derretir. Tapamos con film.
  20. Cuando el glaseado esté a 37º, sacamos el molde del congelador. La tarta está supercongelada, y como el molde es de silicona nos resulta muy sencillo desmoldarla sin que se estropee. La ponemos en la rejilla.
  21. Volcamos el glaseado sobre la tarta, hasta cubrirla bien.
  22. Sacamos la base de galleta del molde. Ponemos en un plato a nuestro gusto. Con la ayuda de 2 espátulas grandes llevamos la tarta sobre la base.
  23. Decoramos a nuestro gusto y llevamos a la nevera hasta el momento de servir.
  24. Recogemos el glaseado que se ha desparramado, lo cubrimos con film y guardamos en la nevera. Podemos reutilizar llevándolo a la temperatura ambiente 35/36º.

Con el Robot Moulinex Cuisine Companion

  1. UN DIA ANTES. Si no tenemos confitura de frambuesas, agregamos las frambuesas en el bol equipado con la cuchilla ultrablade y trituramos a velocidad 10 durante 2 minutos.
  2. Pasamos las frambuesas trituradas por un colador, para retirar las pepitas.
  3. Ponemos el puré de frambuesas y el azúcar en el bol con la cuchilla ultrablade. Mezclamos a velocidad 5, 105º durante 15 minutos. Reservamos.
  4. PREPARAMOS LA TARTA: ponemos a hidratar la gelatina en el agua, al menos 10 minutos.
  5. Lavamos y enfriamos bien el bol unos minutos en el congelador.
  6. Equipamos con el batidor y añadimos la nata bien fría. Vamos a semimontar la nata. Ponemos velocidad 6, sin tapón y cuando empiece a espesar añadimos el resto del azúcar por el bocal. Aproximadamente entre 3-4 minutos. Vamos observando, no debe quedar muy firme. Reservamos.
  7. Calentamos la confitura de frambuesas (la colamos para quitar pepitas si tiene) y cuando esté a punto de hervir, añadimos la gelatina y removemos bien hasta que se derrite completamente.
  8. Ponemos el yogur en un bol y mezclamos bien con la confitura y la gelatina.
  9. Añadimos la nata montada a la mezcla de yogur. Al principio, agregamos solo un par de cucharadas de nata y removemos con un batidor, para igualar densidades y luego añadimos el resto de la nata mezclando bien con espátula y con movimientos envolventes. La mezcla tiene que quedar de un color homogéneo.
  10. AL DIA SIGUIENTE: Preparamos la base de galleta. Ponemos la mantequilla en el bol equipado con la cuchilla de amasar picar. Derretimos a velocidad 5, 80º durante 3 minutos.
  11. Añadimos las galletas machacadas y trituramos 30 segundos a velocidad 11. Volcamos la masa de galletas en un molde 20/22 cm, repartimos y presionamos bien con el dorso de una cuchara o un vaso. Llevamos a la nevera para que se endurezca mientras preparamos el glaseado.
  12. Ponemos papel film sobre la mesa para protegerla, colocamos un bol dado vuelta como soporte y ponemos una rejilla sobre él.
  13. PREPARAMOS EL GLASEADO:
  14. Hidratamos la gelatina en la mitad del agua.
  15. Colocamos en el bol equipado con el batidor el resto del agua, la leche condensada y el azúcar. Programamos 3 minutos, 100ºC , velocidad 4.
  16. Añadimos la gelatina con su agua y programamos 30 segundos, velocidad 5.
  17. Volcamos sobre las gotas de chocolate que habremos puesto en un bol y seguimos removiendo hasta que la mezcla esté bien homogénea. No batimos. Solo removemos.
  18. Añadimos colorante y seguimos removiendo hasta integrar bien y obtener el color deseado.
  19. Colamos el glaseado y esperamos a que alcance una temperatura entre 37°C-38°C para ser utilizado. Para ello lo ponemos en un bol tapado con film pegado a piel.
  20. Si el glaseado se enfría demasiado o lo tenemos preparado y se ha enfriado mucho, podemos calentarlo hasta que alcance la temperatura antes mencionada.
  21. Cuando el glaseado esté a 37º, sacamos el molde del congelador. La tarta está supercongelada, y como el molde es de silicona nos resulta muy sencillo desmoldarla sin que se estropee. La ponemos en la rejilla.
  22. Volcamos el glaseado sobre la tarta, hasta cubrirla bien.
  23. Sacamos la base de galleta del molde. Ponemos en un plato a nuestro gusto. Con la ayuda de 2 espátulas grandes llevamos la tarta sobre la base.
  24. Decoramos a nuestro gusto y llevamos a la nevera hasta el momento de servir.
  25. Recogemos el glaseado que se ha desparramado, lo cubrimos con film y guardamos en la nevera. Podemos reutilizar llevándolo a la temperatura de 37ºC.

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Wow… si sabe como se ve, de seguro quedó espectacular

    Me gusta

    1. Claudia dice:

      Solo decirte Ana, que hasta mi hija adolescente la ha comido y le ha encantado!!!

      Le gusta a 1 persona

    1. Claudia dice:

      Gracias a tí!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s