CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO Y NEGRO.

el

Mañana es San Valentín, festividad de origen cristiano que se celebra anualmente el 14 de febrero como conmemoración a las buenas obras realizada por San Valentín de Roma y que están relacionadas con el concepto universal del amor y la afectividad. Es en ese concepto, no en el del amor romántico y comercial, en el que entra este postre. Entiendo la cocina y los postres en general como una hermosa expresión afectiva, hacia uno mismo y los que nos rodean. Por eso he hecho esta tarta, como un acto de amor sobre todo a mi misma. Adoro el queso, el chocolate y los frutos rojos. Y este cheesecake lo tiene todo.

Ingredientes

  • 180 g galletitas oreo
  • 60 g mantequilla
  • 120 g chocolate negro
  • 120 g chocolate blanco
  • 120 g azúcar
  • 140 g nata 35% MG
  • 3 huevos 
  • 1 cucharada sopera maizena
  • 500 g queso Philadephia
  • 1 cucharadita vainilla
  • frutos rojos y ganache de chocolate negro para decorar

Procedimiento

Modo Tradicional

  1. Trituramos las galletas con un robot o las ponemos en una bolsa y las trituramos con un rodillo. Tiene que quedar como un polvillo. Derretimos la mantequilla y la mezclamos formando una masa. Cubrimos con ella el fondo de un molde desmontable de 20 cm y horneamos a 180º durante 10 minutos, calor arriba y abajo. Reservamos.
  2. Derretimos al baño María ( o 20 segundos al microondas) el chocolate negro con 80 ml de la nata, mezclando hasta que se une bien y formamos una ganache. Reservamos.
  3. Derretimos al baño María ( o 20 segundos al microondas) el chocolate negro con 80 ml de la nata, mezclando hasta que se une y formamos una ganache. Reservamos.
  4. Con unas varillas o batidor mezclamos el queso, el azúcar y la vainilla, hasta obtener una crema bien integrada. No batimos demasiado.
  5. Batimos en un bol los huevos, y vamos añadiendo a la mezcla de queso en tres veces, como si fueran tres huevos, batiendo bien cada vez.
  6. Bajamos la velocidad si es con varillas, y añadimos la maicena e integramos. Solo serán unos segundos. Con la espátula comprobamos que la mezcla está homogénea y bien lisa.
  7. Dividimos la mezcla de queso en dos boles. A un bol le añadimos la ganache de chocolate negro, mezclando bien con la espátula y al otro la de chocolate blanco.
  8. Volcamos sobre la base de galletas. Hay dos opciones: alternar cucharadas de cada una de las mezclas y con un palillo hacer un efecto marmolado. O como en mi caso poner un divisor y volcar una mezcla de un lado y la otra del otro. Para ello utilizamos un cartón forrado con albal y cuando pasen 10 minutos del horno lo quitamos con cuidado.
  9. Horneamos a 160º durante 50 minutos, calor arriba y abajo. Cuando pasen los 50 minutos, dejaremos la tarta 30 minutos dentro del horno, sin abrir la puerta y 15 minutos con la puerta entreabierta. Terminamos de enfriar a temperatura ambiente y llevamos a la nevera, al menos 6 horas, aunque mejor durante toda la noche.
  10. Desmoldamos y decoramos con frutos rojos y ganache de chocolate.

Con el Robot Moulinex Cuisine Companion

  1. Ponemos en el robot equipado con la cuchilla de amasar picar la mantequilla y derretimos a velocidad 5 a 80ºC durante 3 minutos.
  2. Añadimos las galletas machacadas y mezclamos a velocidad 11 durante 30 segundos.
  3.  Cubrimos el fondo de un molde desmontable de 20 cm con la mezcla. Horneamos a 180ºC durante 10 minutos, calor arriba y abajo. Reservamos y dejamos enfriar.
  4. Derretimos al baño María ( o 20 segundos al microondas) el chocolate negro con 80 ml de la nata, mezclando hasta que se une y forma una ganache. Reservamos.
  5. Derretimos al baño María( o 20 segundos al microondas) el chocolate blanco con 60 ml de la nata, mezclando hasta que se une y forma una ganache. Reservamos.
  6. Ponemos en el bol equipado con el batidor el queso, el azúcar y vainilla. Mezclamos a velocidad 7 durante 30 segundos.
  7. Batimos a mano tres huevos, programamos 1 minuto a velocidad 7 y añadimos los huevos en tres veces por el bocal.
  8. Añadimos la maizena y mezclamos a velocidad 5 durante 30 segundos. Terminamos de mezclar con espátula para que quede todo bien integrado, por si queda algún resto sin mezclar.
  9. Dividimos la mezcla de queso en dos boles. Mezclamos con la espátula una parte con el chocolate negro y la otra con chocolate blanco.
  10. Volcamos sobre la base de galletas. Hay dos opciones: alternar cucharadas de cada una de las mezclas y con un palillo hacer un efecto marmolado.
    O como en mi caso poner un divisor y volcar una mezcla de un lado y la otra del otro. Para ello utilizamos un cartón forrado con albal y cuando pasen 10 minutos del horno lo quitamos con cuidado.
  11. Horneamos a 160º durante 50 minutos, calor arriba y abajo. Cuando termine dejaremos la tarta 30 minutos dentro del horno, sin abrir la puerta y 15 minutos con la puerta entreabierta. Terminamos de enfriar a temperatura ambiente y llevamos a la nevera, mejor durante toda la noche, pero al menos 6 horas.
  12. Desmoldamos y decoramos con frutos rojos y ganache de chocolate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s