Tarta de uvas negras sin horno, con gelatina de moscatel.

el

La uva garnacha, también llamada tinta o negra, es una variedad de uva resistente a la sequía y el frío que es la base de muchos vinos de nuestra tierra. Tuve la suerte que me regalaron unas cuantas y decidí usarlas para hacer esta tarta tipo cheescake sin horno. Primeramente hice una confitura, exquisita sin más. En el próximo post pondré una opción de mermelada con uvas blancas que también puedes adaptar a las uvas negras. Te encantará. Y si luego te apetece, haces esta tarta tan vistosa y otoñal.

Ingredientes

  • 180 g de galletas tipo María
  • 100 g mantequilla
  • 1 kg de granos de uvas tintas
  • 300 g de azúcar , especial mermeladas/o blanca (en éste caso añadimos medio limón)
  • 200 g de nata para montar 35% MG
  • 250 g de queso crema tipo Philadelphia
  • 6 hojas/láminas de gelatina
  • Para la gelatina con uvas:
  • 200 ml de moscatel o vino dulce
  • 200 g de granos de uva lavados y secos
  • 2 cucharadas de mermelada de uvas

Procedimiento

  1. Primeramente haremos la confitura. Es mejor hacerlo la noche anterior. Para ello ponemos los granos lavados en una olla alta con el azúcar. Dejamos macerar unas horas.
  2. Añadimos el zumo de medio limón y llevamos a fuego medio bajo durante una hora, aproximadamente.
  3. Dejamos templar y trituramos con un brazo o minipimer.
  4. Colamos para quitar pepitas y reservamos. De ahí vamos a separar 600 g para el relleno y 2 cucharadas para la gelatina.
  5. Preparamos la base. Necesitaremos un molde desmontable de 18/20 cm de diámetro.
  6. Trituramos las galletas con un molinillo/robot o poniéndolas en una bolsa zip y aplastándolas bien.
  7. Mezclamos con la mantequilla pomada, formando una pasta.
  8. Rellenamos la base del molde, ayudándonos con una espátula o la base de un vaso.
  9. Llevamos a la nevera mientras preparamos el resto.
  10. Ponemos en remojo en agua fría durante unos 10/15 minutos, las hojas de gelatina.
  11. Montamos la nata con batidor de varillas. Recordad que debe estar bien fría, al igual que el bol. Y cuidando de no pasarnos. En 2/3 minutos suele estar.
  12. En otro bol mezclamos el queso con 580 g de la confitura.
  13. Con los 20 g restantes vamos a disolver la gelatina. Calentamos la mermelada y cuando está bien caliente disolvemos las hojas de gelatina escurridas.
  14. Vertemos sobre la mezcla de queso y mermelada la gelatina disuelta y mezclamos bien.
  15. Vamos añadiendo y mezclando con la nata montada, con una espátula y de forma envolvente hasta obtener una mezcla homogénea.
  16. Volcamos la mezcla sobre la base y llevamos al congelador una media hora hasta que endurezca mientras preparamos la cobertura.
  17. En un bol con agua fría remojamos unos 10 minutos las 2 láminas de gelatina.
  18. Lavamos bien la uva y reservamos.
  19. Ponemos en un cazo el moscatel, u otro vino dulce, añadimos 2 cucharadas de confitura y llevamos al fuego hasta que espese.
  20. Retiramos del fuego, y disolvemos la gelatina escurrida.
  21. Añadimos las uvas.
  22. Cuando esté bien templada, sacamos la tarta del congelador y añadimos la cobertura.
  23. Dejamos reposar en la nevera al menos 4 horas.

Con el robot Moulinex Cuisine Companion

  1. Lavamos las uvas y añadimos el azúcar. Dejamos macerar unas horas.
  2. En el robot equipado con la cuchilla ultrablade, añadimos las uvas maceradas con el azúcar e iniciamos velocidad 3, 105 º durante 1 hora. Ponemos tapón en máxima salida de vapor.
  3. Cuando termine trituramos con el tapón puesto, a velocidad 11 durante 2/3 minutos.
  4. Colamos y reservamos 600 grs.
  5. Ponemos la mantequilla en el robot equipado con el accesorio de amasar picar y programamos velocidad 5 a 80ºC durante 3 minutos.
  6. Añadimos las galletas machacadas y mezclamos a velocidad 11 durante 30 segundos.
  7. En un molde desmontable de 18/20 cm de diámetro ponemos la base de galletas con mantequilla y compactamos con ayuda de una cuchara o un vaso. Llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno.
  8. Ponemos a remojo las láminas de gelatina 10 minutos. 
  9. En el bol equipado con el batidor, limpio y frío, añadimos el queso.
  10. Mezclamos a velocidad 6 durante 1 minutos.
  11. Añadimos la nata bien fría y batimos a velocidad 6 durante 2 minutos más. Reservamos.
  12. Calentamos en un cazo 2 cucharadas de confitura reservada y disolvemos las hojas de gelatina bien escurridas.
  13. Con una espátula y movimientos suaves mezclamos el batido con la crema de queso, la confitura reservada y la gelatina disuelta. Mezclamos bien para que quede homogéneo.
  14. Volcamos sobre la base y llevamos al congelador una media hora, hasta que se ponga bien firme.
  15. Mientras preparamos la cobertura.
  16. Ponemos la gelatina a remojo en agua fría.
  17. Calentamos el moscatel con 2 cucharadas de mermelada hasta espesar y disolvemos la gelatina en ella.
  18. Añadimos los granos de uva lavados y secados. Dejamos templar.
  19. Vertemos la cobertura sobre la tarta que ya estará firme.
  20. Llevamos a la nevera al menos 4 horas.
  21. Desmoldamos y servimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s