Mermelada de melocotón y grosellas.

España es uno de los países que más melocotones produce en el mundo. Y nuestra comunidad Aragón cuenta con una denominación de calidad: la DOP Melocotón de Calanda. Ya está terminando la temporada y una manera de seguir disfrutando de ellos es esta mermelada de melocotones y grosellas. Las grosellas le aportan un punto ácido que te encantará. Recordemos que el azúcar no solo endulza, también actúa como conservante y espesante, pero siempre hay que cuidar al máximo la esterilización y conservación de los tarros. Si vamos a consumir los botes inmediatamente, podemos guardarlos simplemente en la nevera sin hacer el vacío. también debemos recordar que los melocotones no tienen una gran cantidad de pectina, por lo que es útil recurrir a gelificantes , pectina en polvo o, directamente, azúcar para mermeladas. Otra opción es agregar una manzana pelada, zumo de limón o una pequeña cantidad de agar agar, que ayude a gelificar.

Ingredientes

  • 1 kilo , 100 g de melocotones pelados y descorazonados
  • 150 g de grosellas
  • 400 g de azúcar especial mermeladas de la Azucarera
  • Si usas azúcar blanquilla normal necesitas 1/2 limón entero o zumo de medio limón.

Preparación

Modo Tradicional

  1. Con estas cantidades saldrán unos 2/3 tarros, dependiendo del tamaño que tengan.
  2. Comenzamos esterilizando el equipo que usaremos en el envasado; frascos, tapas, embudos, cucharas.
  3. Para ello sumergimos en agua limpia los frascos y llevamos a hervor durante al menos unos 30 minutos, manteniendo en agua hirviendo hasta el momento de usarse. Las tapas se esterilizan de igual modo pero separadas de los botes.
  4. Lavamos, pelamos y troceamos los melocotones, retirando el hueso. Quitamos las grosellas de la ramita.
  5. Colocamos en una olla grande, preferiblemente de fondo grueso, y añadimos el azúcar. Removemos y dejamos unas horas para que el azúcar se empiece a disolver con los jugos de la fruta. Yo lo dejé toda la noche.
  6. Añadimos el zumo de limón, removemos y llevamos al fuego.
  7. Ponemos un plato pequeño en el congelador para comprobar después el punto de espesor.
  8. Llevamos a ebullición, bajamos la temperatura y mantenemos la cocción removiendo de vez en cuando durante una hora aproximadamente. Si tenemos un termómetro debemos mantener la cocción a unos 105/110º C.
  9. Cuando veamos que toma color y textura, trituramos con una batidora/ minipimer al gusto. Esta vez la hice muy triturada.
  10. Colamos, si no queremos encontrar las semillitas de las grosellas.
  11. Probamos el punto echando una cucharadita en el plato congelado; en unos segundos debe estar espesa. Si no es así, llevamos al fuego unos minutos más, removiendo constantemente.
  12. Conviene ir rellenando los botes con la mermelada no muy caliente o templada y poco a poco, para evitar que se formen bolsas de aire y que pueda estallar el cristal. Dejamos unos 2 cm entre el contenido y la tapa.
  13. Para que no se ensucie el borde, podemos usar un embudo de boca ancha (esterilizado), yo uso uno de la marca Tescoma. Limpiamos de todas formas el borde con aguardiente.
  14. Una vez llenos los tarros, se cierran con las tapas esterilizadas en caliente.
  15. Ya cerrados los botes herméticamente, hay que esterilizarlos nuevamente. Para ello ponemos en una cazuela agua hirviendo, sobre una rejilla o paño que los mantega 2/3 cm separados del fondo y el agua debe cubrir 2 centímetros por encima las tapas cerradas de los botes. El tiempo de esterilización es de 20 minutos como mínimo y de 30 minutos como máximo.
  16. También podemos usar el set de esterilización de Tescoma, que es muy práctico. Te permite controlar la temperatura de esterilización.
  17. Dejamos enfriar los botes en la misma cazuela fuera del fuego.
  18. Una vez templados, retiramos los botes sobre un repasador, boca abajo para comprobar que no pierden.
  19. Ponemos etiqueta con la fecha y conservamos en un lugar fresco y seco, y a poder ser protegido de la luz.

Con el Robot Moulinex Cuisine Companion

  1. Con estas cantidades saldrán unos 2/3 tarros, dependiendo del tamaño que tengan.
  2. Comenzamos esterilizando el equipo que usaremos en el envasado; frascos, tapas, embudos, cucharas.
  3. Para ello sumergimos en agua limpia los frascos y llevamos a hervor durante al menos unos 30 minutos, manteniendo en agua hirviendo hasta el momento de usarse. Las tapas se esterilizan de igual modo pero separadas de los botes.
  4. Lavamos, pelamos y troceamos los melocotones, retirando el hueso. Quitamos las grosellas de la ramita.
  5. Ponemos la fruta con el azúcar en el bol equipado con la cuchilla de amasar/picar. Removemos y dejamos unas horas para que el azúcar se empiece a disolver con los jugos de la fruta. Yo lo dejé toda la noche.
  6. Añadimos el zumo de limón, removemos e iniciamos velocidad 3, 110º C. durante una hora. Tapón en max. salida de vapor.
  7. Ponemos un plato pequeño en el congelador para comprobar después el punto de espesor.
  8. Pasado ese tiempo vemos el color y textura.
  9. Trituramos a velocidad 7 durante 2/3 minutos, según gusto. Esta vez la hice muy triturada.
  10. Colamos, si no queremos encontrar las semillitas de las grosellas.
  11. Probamos el punto echando una cucharadita en el plato congelado; en unos segundos debe estar espesa. Si no es así, llevamos al robot unos minutos más a la misma velocidad y temperatura.
  12. Procedemos desde el punto 12 del Modo Tradicional.

Un comentario Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s